Conócenos

Somos El Secreto del Abad, y nos gusta la cerveza tanto como a ti

Nuestro secreto

Somos Roberto y Julio y juntos formamos el Secreto del Abad. Sintiéndolo mucho no te vamos a contar cual es nuestro secreto…  si desveláramos el secreto, dejaría de ser secreto, ¡y tendríamos que cambiarnos el nombre!.

Solo te diremos que el sabor de nuestras cervezas no te dejará indiferente.

¿Qué nos hace tan especiales?

Aunque lo mejor para comprobarlo es que pruebes nuestras cervezas artesanas, te adelantamos que nuestras cervezas destacan por tener personalidad.

En el Secreto del Abad no pasteurizamos, no filtramos, no inyectamos CO2.

Dejamos que la naturaleza y acción de la levadura procese por sí misma la refermentación, creando el gas definitivo que da cuerpo a nuestras cervezas llevando al paladar a territorios desconocidos.

Somos muy críticos con nuestra propia cerveza.
Si no nos encanta no nos sirve.

Somos maestros cerveceros, vivimos de nuestra pasión, y estos son nuestros principios

  • Será nuestra prioridad ofrecer siempre un producto de altísima calidad
  • Fomentaremos la pasión por la cerveza artesana de auténtico sabor tradicional
  • Promocionaremos siempre y ante todo un consumo responsable
  • Abrimos nuestras puertas para poder visitar nuestra fábrica
  • Respetaremos el medio ambiente durante todo el proceso de fabricación del Abad
  • Apostaremos siempre por colaborar con el pequeño y mediano comercio
  • Difundiremos que somos de Valladolid allá donde vayamos, es parte de nuestra marca
  • Seguiremos siendo fieles a lo que somos, porque así queremos seguir siendo
  • Buscaremos siempre innovar y mejorar pero respetando la receta tradicional de nuestro maestro Abad

El proceso

Una de las partes más cuidadas y en la que más mimo y dedicación ponemos cada día: el proceso de elaboración de El Secreto del Abad.

Nuestra fábrica se encuentra en el Centro Provincial de Artesanía de Portillo (Valladolid). Estamos situados en un entorno rural e inspirador, rodeados de naturaleza, campos de cereal y pinares.

Nuestras cervezas se han empapado de todo esto, y nos gusta creer que todo esto se nota en el sabor de cada trago.

Desde que la materia prima llega a la fábrica hasta que sale embotellada y la repartimos pasan alrededor de 40 días: 40 maravillosos días en los que vemos cómo la levadura y la cebada en grano terminan convirtiéndose en oro líquido.

Revisamos personalmente que este proceso siempre mantenga los más altos niveles de calidad, somos así de tiquismiquis, no lo podemos evitar…

El Secreto del Abad es el resultado de años y años de tradición cervecera que ha ido evolucionando y mejorando generación tras generación.

Nuestra historia

No queremos aburrirte mucho, pero ya que estás aquí te queremos contar un poco más de nuestra historia, porque nuestras cervezas son lo que son porque nos encanta la historia y la tradición. Es lo mínimo que podíamos hacer.

El Secreto del Abad no nació con ninguna idea comercial, jamás pensamos dedicarnos a fabricar cerveza artesana. Simplemente éramos dos amigos amantes de la cerveza que querían fabricar la que, para ellos, sería la cerveza perfecta. Ya hemos dicho que nos gusta la cerveza tanto como a ti, así que ¿por qué no hacer la nuestra?

Tardamos dos años desde aquella la idea inicial hasta lograr vender la primera cerveza.

¿Somos lentos? No, somos perfeccionistas

 Desde el primer día, siempre estuvimos obsesionados con la calidad y el sabor. Por eso siempre tuvimos claro que no venderíamos una cerveza que no nos encantara a nosotros.

Después de muchas muchísimas pruebas, un buen día dimos con ello. Teníamos en nuestras manos una cerveza especial, estaba buenísima y además había sido elaborada con materia prima de primerísima calidad.

Fue en ese preciso momento cuando decidimos dedicarnos profesionalmente al arte de la craft beer, una cerveza así teníamos que compartirla.

Clásica, maestra y con personalidad. Así es “El Secreto del Abad”